domingo, 25 de abril de 2010

Seis palabras para evitar la soledad

El esquizofrénico no conoce la soledad.

Mi soledad espera a la tuya.

La edad del sol es soledad.

Aquella soledad soñaba con ser compañía.

Vivimos en un universo de soledades.

Odio la soledad de mis manos.

La guitarra olvidada suspira en soledad.

En la soledad nocturna vagan estrellas.

Las soledades nocturnas vagan buscándose ansiosamente.

Vago en la soledad de mi lecho.

Mi soledad huyó cuando te conocí.

Haiku
Melancólicos
mis versos sólo hablan
de soledades

Publicadas en Twitter por Oriana_azul

3 comentarios:

Javi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Víctor dijo...

O como diría la micropoetisa madrileña Ajo:

Si unimos mi soledad a la tuya
¿qué obtenemos?
¿Dos soledades,
o ninguna?

Un abrazo, Oriana.

Oriana P. S. dijo...

Pues qué quieres que te diga, Javier... Hay soledades y soledades. Ahora, que si el sol se reduce la edad o no, es un asunto del que hablaremos otro día ;)

Me dejas pensando Víctor. Podría decirse que son dos soledades que se acompañan, pero que, al final, son sólo eso, dos soledades.

Abrazos y besos para los dos.