domingo, 25 de enero de 2009

antojo celestial

dios tenía ganas de una manzana. terminó creando todo un universo.

2 comentarios:

Javi dijo...

En tus manos Dios se convierte en un personaje curioso, que hace todo con una desmesura bárbara.
Sabes que no creo, pero tus minis sobre él son divinas.

Oriana P. S. dijo...

jajajaja. tú sabes que yo tampoco creo, pero sería un sacrilegio no escribir sobre él.